Descubre cómo la cerveza llegó a conquistar nuestros hígados y corazones. 

Por Enrique Martínez Apodaca

La historia de las bebidas alcohólicas en América trasciende de la llegada de los europeos al continente. Los Mayas y otras culturas americanas realizaban una bebida parecida a la cerveza llamada Chicha, esta bebida era utilizada en rituales para momentos especiales y no para consumo recreativo como en nuestros tiempos. 

La cheve tal como la conocemos llega junto con los colonos en el siglo XVI y desde entonces se impregna el gusto por la chela en toda América. Después de la Independencia de México se puso en disputa la exclusividad para producir cerveza en el país, Justino Tuallion con su cerveza llamada “Del hospicio de los pobres” fue quien salió ganón.

En el siglo XIX comienza el auge de cervecerías comerciales como Cervecería de Toluca y México y Cervecería La Cruz Blanca; a finales del mismo siglo y durante el siglo siguiente se comenzaría a monopolizar el mercado de la bebida sagrada con la compra de pequeñas cervecerías por los monstruos de chelas que hoy conocemos: Grupo Modelo, Cervecería Cuauhtémoc-Moctezuma.

En los años 70s, en Inglaterra comienza un cambio en la producción de cerveza, personas comenzaron a hacer cerveza a pequeña escala con sus propias manos, a ellos se les denominó microcerveceros

La moda llegó a Estados Unidos en los años 80s y en México, en 1995, Gustavo González comienza a producir la cerveza Cosaco sin saber que daba comienzo a una ola de nuevos sabores.

Dos años después aparece Beer Factory, una cadena de restaurantes, y comienzan a realizar su propia cerveza en Ciudad de México. En Guadalajara, Jesús Briseño crea Cervecería Minerva en 2004 y de ahí se desencadenan una guerra (casi siempre de compas) por ver quién tiene la IPA más chida o la Stout con notas de café más precisa. 

El auge de toda la cultura cervecera en Latinoamérica se da alrededor de 2010, mismo años en que Grupo Modelo y Cervecería Cuauhtémoc-Moctezuma dejan de ser los bebés consentidos del mercado mexicano para convertirse en parte de los monstruos transnacionales. Sin cerveza meramente nacional, la curiosidad lleva a muchos maestros cerveceros al camino de lo artesanal.

El primer obstáculo que las microcervecerías tuvieron, fue abrirse un espacio en el mercado, buscar formas de que los consumidores de cerveza prueben estos productos nuevos, y deshacer el monopolio de la cerveza en México

Por ello, en 2008 se crea la Asociación Cervecera Mexicana (ACERMEX) quienes en 2013 lograron quitar gran parte de exclusividad que se tenía para la producción de la cerveza con una demanda ante la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE). 

Como método publicitario comienzan a surgir distintos festivales. En 2010 comienza el Ensenada Beer Fest y Expo Cerveza México dando un gran espacio a los microcerveceros para dar a conocer sus productos. 

Chile se levanta en 2011 con la  primera Copa Cervezas de América, misma que ahora tiene presencia en múltiples países de Latinoamérica donde han participado cervezas mexicanas como la Czech Lager Colimita de Cervecería de Colima llevándose el oro en 2019. 

Panamá da entrada en  2013 al primer Micro Brew Fest y así comienza un mundo de sabores y fiestones desde México hasta la patagonia a los que estoy deseando de ir a bañarme en elixir sagrado cuando termine la contingencia. 

Hoy existen al menos 650 cervecerías artesanales en México, de acuerdo con ACERMEX. En Argentina el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) da a conocer en un estudio realizado en 2018 que hay alrededor de 500 cervecerías artesanales en este país.

Así, poco a poco la industria de la cerveza casera, la cultura hipster de lo artesanal, se fue ganando nuestros hígados, a mí con todo esto ya se me secó la garganta, pasenme una Blonde de Cero Infinito, paro.

Links de interés:

Historia de la Cerveza en México.

Copa Cerveza de América

Asociación Cervecera Mexicana

Cervecería Cero Infinito

.

Imagen de portada: www.freepik.es

Escrito por Enrique Martínez Apodaca

Estudiante de Ciencias de la Comunicación, explorador de la poesía, el cine y la fotografía, curioso de las artes, chismoso en la política, divulgador de la cultura tijuanense y crítico a todo lo que perjudique la libertad de alguien. @enriquemarapo en instagram y twitter.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s