La población del lobo marino ha disminuido un 65% en tan sólo 30 años en el Golfo de California, pasando de 45 mil individuos a 15 mil.

Por Melissa Zamudio del Palacio

En 1991 esta especie estaba en su máxima abundancia, calculándose un poco más de 45 mil de ellos, pero, con el paso de los años, el lobo marino de California (Zalophus californianus) ha disminuido más de la mitad de su población.

Estas alarmantes cifras son actualmente estudiadas por el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE) y personal del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT).

Dr. Mario A. Pardo

“El lobo marino de California es una de las especies que se denomina centinela, es decir, refleja la salud del ecosistema que habita. Digamos que nuestros resultados encienden un poco el foco rojo en el sentido de la conservación de la población, y surge la pregunta obvia: ¿a qué se debe ese decremento?” , expresó el investigador y Dr. Mario A. Pardo.

Para este estudio, el cambio climático resultó una de las principales hipótesis ante esta negativa, por ello se tomó la temperatura del mar del Golfo de California con herramientas de alta tecnología y precisión del Met Office Hadley Centre.

Dichos análisis afirmaron lo que se esperaba, evidentemente, la disminución de la población de esta especie se está viendo enormemente afectada por el calentamiento global.

“Con el filtro de información resultó evidente que el Golfo de California se ha calentado alrededor de 1°C desde finales de los años ochenta respecto a la media de los últimos 100 años, alcanzando un pico de 1.25°C en 2016.” 

El lobo marino tiene un hábitat óptimo de temperaturas cálidas, sin embargo, si éstas comienzan a elevarse pasando los 0.5°C por encima de la media, su población comienza a disminuir.

Es importante comprender que el calentamiento global genera que varias especies de flora y fauna se vean afectadas debido al cambio de las condiciones que necesitan para vivir plenamente. 

Cuando una especie animal o vegetal disminuye o desaparece, tendrá un cambio negativo en otras poblaciones. Lo mismo sucede con el lobo marino: al aumentar la temperatura del mar, otros peces (que funcionan como su principal fuente de alimento) desaparecen, dejándolos con bajas cantidades de unidades calóricas que requieren para sobrevivir. 

Por si fuera poco, la disminución de ésta u otras especies de animales marítimos también afecta a la economía local, pues resultan una de las principales actividades laborales de Ensenada.

“Nosotros proponemos que esta especie sea declarada como vulnerable a cualquier fuente de presión humana, como un mal manejo ecoturístico, enmallamientos o contaminación.”, agregó el Dr. Pardo.

Resulta completamente importante estar atentos ante estas problemáticas, la disminución de cualquier especie animal o vegetal es sólo el reflejo del mal uso que los seres humanos le estamos haciendo a los recursos del planeta.

Esta investigación fue publicada por el Scientific Reports de Nature: https://bit.ly/CICESEULP

Escrito por Melissa Zamudio del Palacio

Futura Lic. en Ciencias de la Comunicación, amante de la fotografía, los libros y el cine mudo. Obsesionada con el arte surrealista, la naturaleza y las abejas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s