Guía de la diversidad LGBTQ+

Guía de la diversidad LGBTQ+

Junio es el mes del orgullo y durante los 30 días las redes sociales, las calles y los comercios se pintan de arcoíris alrededor del mundo.

Originalmente, el Día Internacional del Orgullo LGBT+ se conmemora el 28 de junio de cada año; esto en memoria de los disturbios de Stonewall en 1969, suceso en el que la comunidad se manifestó contra las autoridades y la represión por cuestiones de identidad y orientación sexual.

Hasta el día de hoy, aún se suscitan confusiones respecto al umbral de diversidad sexual: identidades, orientación y expresión. En esta guía, se definirán los distintos niveles de identidad, las distintas orientaciones y cómo pueden (o no) coincidir entre sí.

Para comenzar, las siglas LGBTIQA+ tienen un significado: Lesbiana, Gay, Bisexual, Trans, Intersexual, Queer, Asexual. El “+” permite englobar a todas las orientaciones y sus distintas combinaciones.

Lo que genera más restricciones para comprender la diversidad, es la dimensión biológica que comúnmente se percibe como limitante para explorar las diferentes identidades. 

Sexo biológico

El sexo biológico no sólo está determinado por los órganos genitales, también influye el aspecto genético y hormonal. Incluso, biológicamente, hay personas que son intersexuales, esto significa qué hay una variación de nacimiento que no encaja en la binariedad sexual.

El sexo biológico no necesariamente debe definir el género. La identidad de género es la manera en la que cada persona se define a sí misma. 

La asignación del género de acuerdo al sexo biológico es arbitraria, por lo tanto, puede variar, fluctuar y redefinirse de acuerdo a las experiencias y sentimientos de cada persona. 

Identidad de género

La identidad de género puede ser: mujer, hombre, genderqueer (o género fluido, es decir, que fluctúa entre ambos) o no binario (que no se identifica como mujer ni hombre).

Por ejemplo, en este punto, alguien pudo nacer con órganos genitales de varón (próstata, testículos, pene) pero a nivel identitario, identificarse con la identidad de una mujer; o viceversa. 

También hay personas que se identifican de forma fluida, tanto como mujer o como hombre; sin embargo, hay quienes no se identifican con ninguno de los dos (personas no binarias: elle/they).

Expresión de género

Después de la identidad de género, se da la expresión de género, que es la forma en la que, socialmente, una persona se presenta ante el mundo en apariencia, vestimenta, modales y demás. Esto comúnmente se relaciona con las convenciones sociales del contexto y lo que se considera “femenino” y “masculino”. 

Es común que la expresión de género coincida con la identidad pero no siempre sucede así. También hay niveles de expresión desde la feminidad, la masculinidad, la androginia (una fluctuación, combinación entre la feminidad y masculinidad) y la neutralidad (ni feminidad ni masculinidad).

Orientación sexo-afectiva

Más allá de las cuestiones personales de identidad, sigue la orientación sexo-afectiva. Esta representa un paraguas de combinaciones y posibilidades. Puede que coincida la orientación sexo-afectiva por un mismo género (o géneros), sin embargo, puede ser distinta. 

Es decir, hay personas que se sienten atraídas sexualmente por un género y románticamente por otro. También, existen personas que sienten atracción romántica sin atracción sexual o que no pueden sentir atracción sexual sin el vínculo romántico. 

¿Qué significa cada bandera?

Para acompañar algunas de las muchas orientaciones sexo-afectivas, existen las banderas que representan a cada experiencia. 

La primera bandera, del arcoíris, es la bandera colectiva para las diversas expresiones, orientaciones e identidades sexo-genéricas; es decir, incluye a todxs. 

Fue diseñada en 1978 por Gilbert Baker. Esta también es la bandera “queer” pues este término actúa como una expresión paraguas para abarcar cualquier disidencia sexo-genérica o de orientación sexual. 

Bandera lésbica

La bandera lésbica ha sufrido muchos cambios a lo largo de la historia, la actual, de 5 rayas, surge en 2018. Esta representa a las mujeres que se sienten atraídas sexual o románticamente hacia otras mujeres, exclusivamente.

Bandera gay

La bandera gay actual es de cinco colores: verde, verde azulado, blanco, azul cielo y azul. Fue propuesta en 2019. Esta representa a los hombres que se sienten atraídos sexo-afectivamente (y en sus combinaciones) hacia otros hombres exclusivamente.

Bandera bisexual

La bandera bisexual representa a las personas que se sienten atraídas por personas de su mismo género y otros. Sus colores son el rosa, morado y azul. Esta surgió en 1998.

Bandera trans

La bandera azul cielo, blanco y rosa representa a las personas trans, se propuso en 1999. Estas son personas que tienen una identidad o expresión de género distinta a la que se les asignó de acuerdo a su sexo biológico. Además, también hay otras personas que no coinciden con su sexo biológico y desear transicionar hormonalmente de acuerdo al sexo con el que se identifican. Las personas trans, además, pueden tener orientaciones sexoafectivas diversas (lesbianas, bisexuales, gays).

Bandera de la no binariedad

Las banderas de la no binariedad y el genderqueer representan a las personas que no se identifican como mujer u hombre, es decir, tienen una identidad genérica fuera de la binariedad. O incluso, a quienes se identifican de manera fluida, como mujer, hombre y no binarix. Esto no tiene nada que ver con su sexo biológico u orientación sexoafectiva. Comúnmente, las personas no binarias utilizan pronombres como elle en español y they en inglés. Su bandera existe desde 2014.  

Bandera pansexual

La bandera rosa, amarilla y azul representa a la pansexualidad -que es muy parecida a la bisexualidad-. Las personas pansexuales afirman no sentir atracción por ningún género en específico o independientemente de la identidad y expresión de las personas. 

Bandera asexual

La asexualidad es una orientación en la que el deseo sexual es nulo o mucho más bajo de lo que se consideraría “estándar”. Las personas asexuales pueden relacionarse románticamente pero no necesariamente sexualmente, es decir, no se sienten atraídas a establecer encuentros sexuales con sus parejas. Aunque en este caso es un espectro, pues hay personas asexuales que esporádicamente mantienen relaciones sexuales y hay quienes no lo hacen. Esta orientación es independiente de la preferencia genérica o identitaria; es decir, puede haber lesbianas asexuales, no binarixs asexuales, etc.

Bandera Arromántica

Contrario a la asexualidad, existe la arromanticidad. Las personas arrománticas son quienes no sienten atracción romántica, pueden amar pero no de entablar relaciones románticas. Hay personas arrománticas que a su vez son asexuales pero hay quienes sí experimentan atracción sexual. 

Bandera del género fluido

Bandera queer

Estas son sólo algunas de las diversas orientaciones, expresiones e identidades sexo-genéricas. No es que sean “nuevas” o una “moda”, sin embargo, la sociedad y las personas estamos en constante aprendizaje, evolución y deconstrucción, por lo tanto es posible construir nuevas formas de vivir la sexualidad y el amor (o no vivirlos). Además de la forma en la que nos auto percibimos, cómo nos presentamos al mundo y la manera en la que nacimos. 

Lo más importante en el mes del orgullo y en todos los meses de todos los años, es promover el respeto y la inclusión de todas las experiencias y diversidades que existen. 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.