¡20 años de impunidad! Exigen justicia por el asesinato de Francisco Ortiz Franco, editor del Semanario Zeta

“No solo perdimos a un padre, también a un valioso periodista”, recordaron al editor del Semanario ZETA, asesinado por los Arellano Félix.

por Manuel Ayala / Nómadas Press

Una tarde memorable, llena de nostalgia y de recuerdos, fue la que se vivió este sábado pasado en el homenaje que le rindieron familiares y el gremio periodístico de Tijuana, del colectivo #YoSíSoyPeriodista, al periodista Francisco Ortiz Franco, quien fuera asesinado hace 20 años por ejercer su labor, cuando se desempeñaba como editor del Semanario Zeta.

La Sala de Lecturas del Centro Cultural Tijuana (Cecut), fue el lugar donde decenas de personas se acumularon no solo para recordar y rememorar a uno de los periodistas que más trascendencia han tenido en Tijuana, sino también para exigir justicia porque, a 20 años de su cobarde asesinato, su caso sigue archivado y en la impunidad.

Foto: Joebeth Terríquez / Nómadas Press

Durante el evento, el hermano del finado periodista, Lauro Ortiz, rememoró la experiencia de cómo, realizando también su labor periodística, le tocó llegar al lugar de los hechos y confirmar que la persona que habían asesinado era su hermano, y cómo tuvo que lidiar y sobrellevar la situación con su familia.

Francisco Ortiz Franco fue asesinado cobardemente el 22 de junio de 2004, ese día había ido a terapia de rehabilitación por una parálisis facial que tenía y después de ello, se dirigió a recoger a dos de sus hijos pequeños, quienes se encontraban en el carro cuando personas encapuchadas se acercaron y dispararon, quitándole la vida.

“No solo fue esa esquina un recordatorio de lo sucedido, como si yo no hubiese sido suficiente, tengo también una serie de pequeñas marcas en mi brazo derecho, donde me cortaron fragmentos del vidrio que estalló con los disparos, aún las tengo… “, dijo durante el evento su hijo Héctor Ortiz, quien fue uno de los testigos.

Héctor agregó: “La impunidad es uno de los grandes males que aquejan a nuestro país, que agravia a toda la sociedad, es aún más grave cuando se silencia a periodistas, como a defensores de derechos humanos, porque son nuestros verdaderos garantes de verdad y justicia ante gobiernos que dejan mucho que desear… no solo perdimos a un padre ese 22 de junio, la sociedad tijuanense también perdió a un valioso periodista”.

Francisco Ortiz Franco, Editor del Semanario Zeta Foto: Archivo Semanario ZETA

Ortiz Franco, semanas antes de ser asesinado, había publicado un reportaje en el que daba cuenta de, cómo el Cartel Arellano Félix, en complicidad con autoridades, había comprado gafetes de la entonces Procuraduría General de la República, para hacerse pasar por elementos de esta institución, y poder realizar así libremente sus fechorías.

Trabajo periodístico por el que, su hermano Lauro Ortiz, considera que fue el detonante de su asesinato, ya que, después de haber sido publicado, Francisco recibió amenazas que no hizo públicas, pero que compartió con sus familiares a manera de advertencia para tomar medidas de seguridad.

Desde el día de su asesinato, tanto Lauro, como sus hijos y el personal del Semanario Zeta, han buscado la manera de que se le haga justicia al periodista tijuanense, sin embargo, la propia Procuraduría, hoy Fiscalía, ha mantenido la carpeta de investigación empantanada.

Foto: Joebeth Terríquez / Nómadas Press

.

*Este contenido es publicado por LINOTIPIA con autorización expresa de NømadasDa clic aquí para ver la publicación original. Queda prohibida su reproducción.*

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones Relacionadas
Fotografía: Especial / Circuito Frontera
Leer Más

El “Michicles” ahora se llama “Keelo”

En medio de una jornada marcada por la violencia y el caos, el 1 de enero del 2023 en Ciudad Juárez dentro del CERESO 3, donde un grupo armado irrumpió en el penal y que concluyó en la muerte de 10 custodios y 7 reclusos, un detalle insólito también capturó la atención de la comunidad: el hallazgo de un gato egipcio tatuado con el “Hecho en México”.