Los sueños

Los sueños son una llama de fuego, que se prende o se apaga a nuestro cause; Los sueños dejan de serlo cuando dejamos de soñar.

Somos quien soñamos y soñamos lo que somos.

Miroslava Leasson

Por Miroslava Leasson

Los sueños son utopías efímeras que desaparecen cuando despertamos, pero que también desaparecen cuando se convierten en realidad.

En ocasiones reprimimos la quimera de nuestra vida, lo acompañamos de angustia, de furia y frustración; no sin antes darnos cuenta que soñar es tan simple como quien vive y sueña lo que es.

Los sueños son inspiraciones elevadas al deseo que concurren a veces en los gritos desesperados del cumplir impaciente.

Sueña el enfermo que lo es y padece su dolencia; sueña el exitoso que lo es y sigue soñando con ambicionar aún más; sueña el fracasado que lo es y sigue esperando que sus sueños por sí solos le hagan cambiar su malogro.

Los sueños son una llama de fuego, que se prende o se apaga a nuestro cause; Los sueños dejan de serlo cuando dejamos de soñar.

Los sueños indican las metas, pero eres tú quien crea el camino.

Soñamos con los ojos abiertos y cerrados. Soñamos con lo que pide el inconsciente, y que conscientes lo abarrotamos con la amnesia provocada, por miedo, por vergüenza, por lo que sea para evadirlo.

Soñamos con la imaginación consciente y lo encapsulamos con el miedo y el fracaso apresurado.

Somos quien soñamos y soñamos lo que somos.

En este mundo tan extenso y novedoso, lo imposible ya no es un límite del sueño.

La realidad es lo que sueñas, y los sueños son retratos de la realidad.

Los idealistas sueñan, y los realistas viven sus sueños.


Sobre la autora: Miriam Mandujano Torales, conocida por su seudónimo Miroslava Leasson, nació el 24 de febrero de 1997 en el Estado de México. Abogada por la Universidad Nacional Autónoma de México; amante de la literatura, del arte, la música y la fotografía. Una joven interesada por compartir sus sentimientos a través de sus palabras y su labor.

Contáctala en:  miriammandujano416@aragon.unam.mx

Total
0
Shares
1 comment
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones Relacionadas
Leer Más

Templo

Tanto abatí el latir para que no se me negara la gracia. Quise entrar al reino santificado, sentarme ante los pies de mi maestro intangible. Sólo conseguí proclamar un rechazo ante mi imagen.