10 años sin Carlos Monsiváis

10 años sin Carlos Monsiváis

“Si nadie te garantiza el mañana, el hoy se vuelve inmenso”

Carlos Monsiváis

Por Ayleen Cachú

Originario de la Ciudad de México, nacido entre los vibrantes y festivos colores de la urbe capitalina, Carlos Monsiváis Aceves sonrió por primera vez al mundo un 4 de mayo de 1938, siendo primogénito e hijo único de doña Ester Monsiváis y el doctor Salvador Aceves

Monsiváis es recordado como uno de los eruditos más sobresalientes en Latinoamérica, adquiriendo sonados títulos y reconocimientos como cronista, ensayista, periodista, catedrático y fabulista, por mencionar algunas de sus muchas ocupaciones. Monsiváis demostró tener un vasto dominio intelectual, razón que le valió por múltiples doctorados y premios nacionales en material cultural y literaria. 

Desde temprana edad, presa de su innata curiosidad y sed de conocimiento, saludó de mano a la literatura y a la escritura, mostrando amplia disposición en ambas disciplinas; más tarde, a su lista de inclinaciones intelectuales, agregaría la filosofía y el cine, manifestando singular interés en este último. 

El afamado cronista concretó sus estudios de Economía y Filosofía y Letras en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), lugar donde años más tarde fungiría como catedrático. Tras la culminación de sus estudios profesionales fue becario del Centro de Estudios Internacionales de la Universidad de Harvard en 1965. 

Monsiváis veía con otros ojos su entorno, con una mirada atrevida y rebelde, quizá muy adelantada a su época. El ensayista en muchas ocasiones brilló por su cinismo (o sinceridad, como él pedía que fuese llamada; sin endulzante o palabras rimbombantes) siendo un ferviente crítico de conductas conservadoras y autoritarias. “Monsiváis es un defensor de las grandes causas del país. Le importan las causas y los individuos le interesan en tanto que las promueven” expresó alguna vez Elena Poniatowska.

Si bien Monsiváis destacaba en numerosas prácticas, la crónica y el ensayo se vestían de espada y escudo en la andada de por su próspera existencia. Con su característico estilo, descarado, irónico y singular, cautivó a masas y letrados, exponiendo un nuevo tipo de redacción con lo que se coronó como “Padre de la crónica moderna”.

Amante empedernido de los felinos e intercesor de las minorías sexuales. En vida, Carlos Monsiváis recibió distintos reconocimientos, entre ellos: Premio Anagrama de Ensayo, Premio Juan Rulfo y Premio Villaurrutia.

El 19 de junio de 2010, tras una larga internación que comenzó en abril de ese mismo año con motivo de un padecimiento pulmonar, Carlos Monsiváis Aceves falleció a los 72 años de edad, al sur de la ciudad de México. 

En razón al aniversario luctuoso del letrado, el Centro Cultural Tijuana rinde homenaje a Monsiváis con la proyección de un ciclo fílmico titulado “La imprescindible cinefilia de Carlos Monsiváis”, formado por una serie de cintas simbólicas de la Época de Oro del cine mexicano. 

Durante todos los viernes del mes, por medio de un enlace proporcionado por el Centro cultural a través de sus redes sociales, se podrá disfrutar desde la comodidad del hogar la selección de filmes, comenzando con Salón México (1948). A la lista de futuras proyecciones se unen ¡Vámonos con Pancho Villa! (1935), El rey del barrio (1949) y Enamorada (1946).

Extras: 

.

Ayleen Cachú: Curiosa por naturaleza, libre por convicción. Fanática declarada del sarcasmo, el descaro y la libre expresión. Estudiante de la Licenciatura en Ciencias de la comunicación en UABC.  Futura estrella; nadie puede hacerle creer lo contrario.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *