Templo

Tanto abatí el latir para que no se me negara la gracia. Quise entrar al reino santificado, sentarme ante los pies de mi maestro intangible. Sólo conseguí proclamar un rechazo ante mi imagen.

“The safe place” de Carol Schiff

Por Génesis Giselle Rosas Quezada

Templo

Por las vigas se eleva el azabache canto de pechos injuriosos. Se escurre el cebo de pecados ocultos. Ojos cerrados, ecos se unen al lloro y a la danza continua. Las barbaridades cometidas se pasean por el edificio. Aquí soy, por la intensidad de mi grito arrepentido. Soy una hija divina por lo espeso de mi llanto. Soy una figura con voto al rasgar mis piernas ante el suelo de la penitencia. El púlpito silba, susurra, grita: “Él no rechaza al corazón contrito y humillado” y tanto hundí mi frente humillada, tanto abatí el latir para que no se me negara la gracia. Quise entrar al reino santificado, sentarme ante los pies de mi maestro intangible. Sólo conseguí proclamar un rechazo ante mi imagen. Intento de espíritu contrito. He clausurado las puertas del templo. Abro mi voz al deleite.

 

Génesis Rosas, originaria de Tecate, Baja California. Estudia la licenciatura en Lengua y Literatura de Hispanoamérica en la Universidad Autónoma de Baja California. Acreedora de dos premios a nivel municipal y estatal en el género de ensayo. Ha impartido un taller de creación literaria para jóvenes. Actualmente forma parte de “Poesía Cuchumá”, un grupo dedicado al fomento de la poesía en la ciudad de Tecate.

Correo electrónico: genesis.rosas@uabc.edu.mx

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones Relacionadas
Leer Más

Estrías en el parabrisas

"Los sucesos te confunden. Sigues con la multitud sin conciencia de a dónde te diriges, el camino se divide. Una parte del grupo va hacia la protuberancia reseca y cafesosa. Las otras van de prisa, en busca de esa gran masa de agua azul para hidratarse".
Leer Más

No sirvió de nada

Vero sentada en tu pierna no deja de pasar sus deditos ensalivados por tu cara, hasta que alguna cosa en el suelo la distrae y la bajas para que lo tome. En tu pantalón queda dibujado un círculo de orina.
Leer Más

Las muertas narran VI: Un cuento sin hadas

“La reina salió de su morada, decidida a encontrar a su hija. Dejó atrás el trono y puso al reino entero a unirse a la búsqueda. Algunos iban de pueblo en pueblo con los anuncios en mano tocando puertas y preguntando si habían visto a una joven de 16 años, de cabello color castaño, estatura de 1.57 m y que cuando se le vio por última vez traía puesto un vestido color celeste”.