Labrys de Reynaldo Escoto: entre bestias de la infancia y la adultez

“Yo creo que muchas cosas de las que nos van a determinar en la adultez, pasan en las infancias”

Una cálida primavera tijuanense de 1985 nació Reynaldo Escoto. Entre libros de venta a domicilio y cámaras Kodak, encontró en su infancia una fascinación por las historias fantásticas y lo visual; 38 años después, está por inaugurar Labrys, su debut fotográfico en una exposición individual en el Instituto Municipal de Arte y Cultura de Tecate (Imacte).

“Yo creo que muchas cosas de las que nos van a determinar en la adultez, pasan en las infancias”, dijo el fotógrafo y cineasta durante una entrevista con LINOTIPIA.

Labrys, exposición que estará en la galería del laberinto de Imacte, es una serie fotográfica que, a través de capturas en el jardín surrealista de Edward James y Plutarco Gastelum en las pozas de xilitla, transporta al expectante a un mundo fantástico en donde las criaturas y monstruos parecen reales, donde cada imagen te lleva a un miedo, a un momento de felicidad o de incertidumbre, a la infancia misma desde la madurez de la adultez.

Foto: Reynaldo Escoto

El fotógrafo recuerda que en su niñez vendían negativos en los circos ”que tenían como una capsulita donde podías ver a la luz y podías ver la fotografía, era realmente mágico para mí. Creo que desde allí empezó a surtir cierta fascinación”.

También su madre que cargaba con una cámara Kodak para sacar fotos en eventos y festivales lo acercó al mundo de capturar lo que se ve, Reynaldo se recuerda “siempre acercándome, siempre queriendo usar” aquella vieja cámara.

De niño, Reynaldo gustaba de observar los álbumes fotográficos familiares, “todavía recuerdo el día que a mí me entregaron mi propio álbum fotográfico que fue así como ‘wow’ ”.

Foto: Reynaldo Escoto

Mientras abrazaba  “los aspectos nostálgicos de lo que fue, de lo que ya no es, pero que sin ellos también, pues no estaríamos parados donde estamos parados”, otro gusto apareció en la vida del joven Reynaldo, las enciclopedias de venta a domicilio.

Mi libro encantado fue un compañero de infancia con lecturas sobre mitología griega que todavía se encuentra entre los libreros que cubren las paredes de la habitación en que se encuentra Reynaldo, “recuerdo que de niño sí lo leía y me lo devoraba”.

“En este proyecto específico creo que hubieron ciertos caracteres muy vividos de la mitología griega”, a partir del encuentro con su infancia.

“Los hermanos Grimm, tanto Dante Alighieri, tanto Homero, todas estas personas que hicieron incursiones profundas para exponer de una forma creativa y narrativa, historias que hacen alusión a contextos fantásticos con criaturas fantásticas, para mí, creo que no fue nada más que el ejercicio humano de generar una introspectiva profunda”.

Por eso, aunque Labrys conecta con su infancia, con influencias desde la niñez, también representa uno de sus proyectos más maduros: recordar la infancia de manera profunda para volverse a conocer a uno mismo.

“Al meterte en lo más profundo de tu ser encuentras todas estas bestias, encuentras todos estos laberintos que parece que no te llevan a ningún lado y encuentras también todos estos paraísos”.

Foto: Reynaldo Escoto

También, el fotógrafo recordó aquel añorado viaje a los paisajes san potosinos en donde pudo explorar el jardín surrealista, “un jardín lleno de esculturas y arquitectura que no está terminada a nivel de material y que de hecho, lo que hizo Plutarco fue crear construcciones no terminadas porque la intención de Edward James era que la naturaleza generará una simbiosis con la arquitectura y la escultura y que la naturaleza misma, al devorar la escultura, culminará la obra misma”.

Lo mismo pasa con Labrys, la exposición la termina el espectador recordando su propia experiencia de vida a través de las fotografías que capturan un paisaje que aunque parece desconocido, tiene particularidades que te hacen sentir como en casa, como un espejo en el que quien observa reconoce su propia figura.

La exposición “Labrys, donde nacen las mitologías y cuentos de hadas”, será exhibida desde el 22 de julio hasta finales de septiembre de este año.

En la inauguración, este sábado en Imacte a las 18 horas, participará MALU, una artista binacional que fusiona música electrónica con música clásica, “vamos a tener suerte de que pueda estar también ese día ahí”.  

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones Relacionadas
Leer Más

“¡No! Yo no soy artista soy vándalo” –SKED

En Tijuana el pasado y el presente confluyen para formar un estilo de vida único. Su arquitectura, sus costumbres, su gente, han creado un sin fin de elementos que hoy se consideran icónicos. Edificios con más de cincuenta años de antigüedad que han sido remodelados por la gente establecen que Tijuana se construye cada día sobre su pasado.