Necesito otra mujer

El trabajo estuvo fatal: no alcancé el target del mes. No hay agua en casa. Llevo semanas comiendo lo mismo, estoy que me lleva la chingada.

Por Vicente Herrera

Necesito otra mujer

El trabajo estuvo fatal: no alcancé el target del mes. No hay agua en casa. Llevo semanas comiendo lo mismo, estoy que me lleva la chingada. En el depa sólo estás tú, Samantha. Siempre me recibes con tu mood cachonda, aunque preferiría dejarte en mute. Ya no hay comunicación entre los dos. No limpias, no cocinas, no trabajas… no me entiendes, y tus respuestas de Wikipedia son odiosas. Paulina sí me escuchaba. Siempre daba en el clavo con sus palabras, pero dejó de hablarme por tu culpa. Tuve que alejarme también de mis amigos. Desde que te conocieron me convertí en su hazmerreír. Mi familia también me voltea la cara. Que soy un depravado, un sucio, un sinvergüenza, que estoy enfermo…

Te compré para ayudarme, no para que me jodas aún más la vida. Necesito otra mujer. Tú ya no me sirves. Te apagaré y te venderé. Buscaré una de carne y hueso.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones Relacionadas
Leer Más

Juanito

¿POR QUÉ ME DETIENEN? ¡No ven que traigo a un niño! ¡SUÉLTENME! Es mi hijo. Me tiro de cabeza con Juanito al río. Es la única forma de cruzar. Si libramos ésta, lo que sigue tiene que mejorar.
Leer Más

Challenge accepted

A veces cerraba los ojos y me cepillaba los dientes o me ataba las agujetas. Subía y bajaba escaleras, incluso pasaba los días con las luces apagadas. Así me acostumbré a la oscuridad. No necesitaba contar los pasos de la sala a mi cuarto ni nada de eso. Sencillamente mi cuerpo sabía qué tanto moverse...