Periodistas exigen Estado de Emergencia Nacional tras la violencia contra el gremio

Periodistas exigen Estado de Emergencia Nacional tras la violencia contra el gremio

En los escasos dos meses y medio del 2022, en México, nueve periodistas han sido asesinados: José Luis Gamboa Arenas, Margarito Martínez Esquivel, Lourdes Maldonado López, Roberto Toledo, Heber López, Jorge Luis Camero Zazueta, Juan Carlos Muñiz, Ernesto Isla (retirado) y el más reciente, Armando Linares López.

Tras el asesinato de Armando Linares López, director de Monitor en Michoacán, el gremio periodístico reitera su hartazgo y exige que el presidente Andrés Manuel López Obrador declare un Estado de Emergencia Nacional ante la incesante violencia hacia periodistas y la impunidad de dichos crímenes.

El Encuentro Nacional de Periodistas extendió esta exigencia a través de una carta abierta al presidente y a Alejandro Encinas Rodríguez, subsecretario de Derechos Humanos. En esta carta, se señala que a mitad del sexenio de López Obrador, han sido asesinados 57 periodistas.

El gobierno que tapa el sol con un dedo

En la Mañanera de Obrador, el reportero Rodolfo Conte pidió que se abstengan de ofrecer condolencias al gremio; ante la indignación, rabia e impotencia, se piden acciones al respecto.

El presidente aseguró que analizará los casos de violencia contra periodistas, no obstante, aseguró que “no hay indicios de que servidores públicos se encuentren involucrados en dichos asesinatos”. Además asegura que su gobierno actúa contra la impunidad -a pesar de que exista 99% de impunidad en cuestiones de violencia hacia periodistas y un no menos decepcionante 90% de impunidad en los delitos generales-.

Carta abierta del Encuentro Nacional de Periodistas 

Ciudad de México, a 15 de marzo del 2022.

Andrés Manuel López Obrador,
Presidente Constitucional de México,
Alejandro Encinas,
Subsecretario de Derechos Humanos

Los periodistas independientes y trabajadores de medios de comunicación, estamos extremadamente preocupados por el alto grado de violencia que hay contra el gremio periodístico y que se evidencía con el asesinato de ocho colegas en lo que va del año.

Esta grave situación nos obliga a exigir que se decrete un “Estado de Emergencia Nacional”, y se implemente un plan nacional de protección especial urgente, para resguardar la vida de colegas que se encuentren en situación de riesgo, a fin de frenar la caída de los periodistas en el país.

La muerte de Armando Linares, director del portal Monitor en Michoacán, muestra la negligencia y nula operatividad para salvaguardar su vida, toda vez que semanas atrás denunció el asesinato de uno de sus colaboradores, Roberto Toledo, y alertó de los riesgos que él mismo ya padecía.

Apenas el pasado 4 de marzo, un día anterior a la realización del Encuentro Nacional de Periodistas, celebrado en San Cristóbal de las Casas, al que asistieron más de cien colegas de distintas partes del país, se ultimó al periodista Juan Carlos Muñoz.

Durante el encuentro, que tuvo como objetivo tomar acciones ante la situación de violencia que enfrentamos los periodistas en México, se establecieron 11 compromisos, entre los que destacó la creación de una comisión de seguimiento a las agresiones y convertirnos en interlocutores de colegas ante las instancias federales, para encontrar soluciones conjuntas y estrategias de prevención y respeto para los comunicadores.

Con los resolutivos en mano, nos encontramos este 14 de marzo, con el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, quien abrió las puertas de su oficina para recibirnos, y se comprometió a fortalecer un diálogo permanente y aceptar a la comisión y trabajar en forma periódica.

Pero apenas unas horas después de levantada la de Gobernación, nos sorprendió el asesinato del compañero Linares.

Señor Presidente, como observamos, la realidad, nos rebasa y no tiene tiempo de esperar a que las leyes se aprueben en el legislativo.

Los asesinatos y el mal clima, se ciernen sobre los periodistas como en ninguna parte del mundo.

Por esta delicada situación, le exigimos se decrete un “Estado de Emergencia Nacional” y se implemente un plan nacional especial emergente, para salvaguardar la vida de otros colegas en situación de riesgo.

Hoy el gobierno suma 57 comunicadores asesinados, lo que significa más de la mitad de colegas asesinados en anteriores sexenios, y todavía, a usted le faltan tres años.

Reiteramos nuestro llamado a construir ambientes de paz y diálogo.

Lo conminamos a promover una campaña por la vida y el respeto a la profesión de periodistas.

Por el Encuentro Nacional de Periodistas

.

Desde LINOTIPIA condenamos la violencia contra periodistas, la censura de la verdad y la impunidad. Exigimos seguridad para el gremio. Nos unimos al dolor y el hartazgo por los colegas asesinados.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.