Reggaetón, fiesta y resistencia: El Apagón de Bad Bunny

Reggaetón, fiesta y resistencia: El Apagón de Bad Bunny

El pasado 6 de mayo, Bad Bunny lanzó un nuevo disco, «Un verano sin ti». Las redes se llenaron de sus rolas, de la portada del álbum.

Hay una canción que llamó la atención en especial, al escucharla sin prestar mayor atención podría parecer una rola más para bailar, pero tiene una temática social importante.

«El Apagón», habla sobre la reapropiación del espacio en Puerto Rico por los habitantes nativos de la isla caribeña.

Puerto Rico para Puerto Rico

Desde 1917, los puertorriqueños son ciudadanos estadounidenses, pero han visto en el pasar de los años la decadencia de su país. 

En los últimos años, la gentrificación, -la compra indiscriminada de propiedades, su remodelación y el encarecimiento de los predios que le rodean, desplazando a los habitantes originales de las comunidades- ha arrasado con Puerto Rico.

Los nuevos propietarios son enriquecidos estadounidenses, que crean edificios de hospedaje temporal, a partir de ello, hay calles enteras de Airbnb. Caso parecido al que ocurrió en Barcelona.

La canción de Bad Bunny habla de esto. «No me quiero ir de aquí, que se vayan ellos», corea una voz femenina casi al final de la canción.

«Puerto Rico está bien cabrón», protestan a gritos un grupo de personas, mientras la fiesta pega al máximo éxtasis en la rola.

La isla del Caribe, básicamente es una colonia estadounidense, son un territorio no incorporado del país norteamericano. 

En los últimos meses han protestado por la privatización de servicios y la justicia salarial, así como por condiciones laborales dignas.

Uno pensaría que si tu territorio es parte de Estados Unidos, los problemas están resueltos, pertenece al «primer mundo», pero no, la conquista yanki usurpó el territorio puertoriqueño para hacerlo primermundista, pero los originarios de la isla no tienen espacio en el plan.

«Lo que me pertenece a mí, se lo quedan ellos», «Esta es mi playa, este es mi sol, esta es mi tierra, esta soy yo».

Blancos queriendo ser negros latinos

«Ahora todos quieren ser latinos», canta el Benito en la parte inicial de la canción, para hacer referencia a los artistas europeos y estadounidenses que se han apropiado del los ritmos latinos en los últimos años para ganar cifras enormes, mientras Latinoamérica sigue empobrecida.

La usurpación de las culturas históricamente oprimidas en el pop global, ha llevado a la consolidación de cuestiones como el blackfishing, con artistas como Ariana Grande, que pasó de ser una mujer blanca con pelo rojo, a fingir tener ascendencia africana con bronceados y engrosando los labios.

La gentrificación en Tijuana

El problema del despojo surgido en Puerto Rico y Barcelona, no es propiamente de estos lugares, también Tijuana ha sufrido con este síntoma del neoliberalismo.

Las construcciones verticales han ido creciendo a lo largo del Centro, Zona Río, Hipódromo y la Cacho, principalmente, encareciendo aún más las zonas.

Sumado a que desde hace años las rentas en Tijuana han sido en dólares, en los últimos (sobretodo a partir de la pandemia), se han encarecido.

Lo mismo que en Puerto Rico, los ricos desplazando a los locales. 

Por la cercanía de Tijuana con San Diego, muchos estadounidenses han optado por adquirir o rentar viviendas en la ciudad norteña de México. Los costos para ellos son más accesibles por el nivel de salario que tienen en Estados Unidos.

Pero tampoco es culpa de los ciudadanos gringos, el problema comenzó cuando las rentas y precios de las viviendas en California se encarecieron, al punto de hacer casi imposible para un trabajador promedio, poder rentar y mucho menos comprar. Lo mismo que pasa actualmente en Tijuana.

Por eso El Apagón de Bad Bunny es una canción interesante, arropa la fiesta latina en el electrónico y los ritmos africanos, a la vez que desde las voces se marca la resistencia, una resistencia alegre.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.