“Mank” de David Fincher

Fotograma de Mank

“Mank” de David Fincher

Por Bianca Arvizu

Mank es una película de Netflix dirigida por David Fincher situada en el Hollywood de los años treinta , cuenta la bizarra historia del guionista Herman J. Mankiewicz mientras escribe El ciudadano Kane.

Herman J. Mankiewicz vive declarando su sentir a donde sea que vaya. Constantemente motivado por el alcohol, alienado y derrotado por el espejismo de control que cree tener sobre él mismo.

Mientras tanto, el mundo de patrocinadores activos, reinantes del Hollywood clásico y autores de la manipulación política de los años 30, es conformado por una corta lista de personalidades, quienes de manera conveniente, no permiten que alguien llegue a la meta en una sola pieza. 

Poster de la pelicula Mank de David Fincher
Poster de Mank

David Fincher da vida al guión escrito por su padre Jack Fincher, el cual expresa en su variedad de detalles referenciales, el más sincero amor e interés por los secretos de aquella época dorada.

Como bien menciona Mank, una película de dos horas es solo la ilusión de una historia. Al inicio, la atmósfera extraña y snob que permea el filme parece provenir de la falta de lógica natural en la sucesión narrativa.

Nos lleva de lugares glamorosos a espacios austeros, saltando entre tiempos (en referencia al modelo empleado en Citizen Kane), abofeteándonos con sus muchos dólares, proyectados en una pantalla tan pequeña. 

Sin embargo, el diálogo más adecuado a la experiencia sería “No son noticias, y no es nada nuevo”Mank

Fotograma de Mank
Fotograma de Mank

LECTURA RELACIONADA -> El baile de los 41 de David Pablos

David Fincher es conocido por tener una visión perfeccionista y particularmente abstracta de las emociones humanas. 

Este filme está sumergido en un sinfín de personajes amorales, que piden a gritos sus respectivos destinos desde su primera aparición y que eliminan el misterio en la resolución de la trama. 

El montaje casi automático y predecible que llevó a cabo el director de fotografía Erik Messerschmidt, en el que se mostró perdida la audacia visual, o por lo menos el sello autoral que solía manejar Fincher en obras pasadas.

Fotograma de Mank
Fotograma de Mank

La experiencia se tornó en algo difícilmente divisible del formato encontrado en series de alto presupuesto, característico por su falta de creatividad en la creación de escenas, constante en sus visiones rectas y enfrascadas en mostrarnos solo el lado más simétrico y robusto de los mundos diseñados por Netflix

Existe una incomodidad silenciosa en la pulcritud calculada digitalmente de una imagen. 

A pesar de que las últimas escenas de Mank, parezcan por fin tocarse emocionalmente unas con otras gracias a la excelente entrega por parte de Gary Oldman, quien marcaba las pautas en los mejores momentos del filme.

Y que resulte natural soltar un pequeño suspiro mientras se llega al final, quizás inspirado por el recuerdo de la película que lo inició todo; es imposible conectar con una visión tan fría, que habla de todo y nada, perdida en el exceso, o en el miedo de no poder abrazar todo el potencial del proyecto. 

Bianca Arvizu (autora de la nota)  cofundadora de la casa productora de medios audiovisuales Producciones Contraluz junto con Marlon Morales. Directora de fotografía de cortometrajes tales como “Horas de Expreso” (2020), “ Cortando Sangre” (2018), “Emma o las incoveniencias de un suicidio” (2018) entre otras.

3 Comments

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *