Tijuana pide justicia para Ares, el Husky asesinado a machetazos

El caso de Ares, el perro Husky torturado hasta la muerte, conmociona a Tijuana y el tema se politiza de cara las elecciones de junio.

En las imágenes compartidas por activistas, Ares está recostado sobre una cobija color rosa. Respira con dificultad, abatido por la tortura a la que fue sometido por alguien que cree que por ser un perro no tiene ningún derecho y puede lastimarlo impunemente.

Su rostro está desfigurado, la herida propinada con un machete le atraviesa desde la cabeza hasta los ojos. Tiene más heridas en el resto del cuerpo. Una mano lo acaricia diciéndole que no está solo, haciéndole saber que todo estará bien.

Ares se perdió entre las calles de Tijuana y fue encontrado por un psicópata antes que su familia. Ya no pudo regresar a casa. Su captor lo llevó a un lugar donde se sentía cómodo y lo mutiló con un machete, pero Ares resistió.

Denuncias en redes sociales permitieron la intervención de activistas que lo rescataron y lo llevaron de urgencias al veterinario para intentar salvarlo. Sangraba por todos lados y se quejaba constantemente, de acuerdo con los relatos.

Pero fue demasiado tarde, la gravedad de las heridas infligidas con brutalidad en el ataque del que fue víctima, obligaron a los médicos a optar por la eutanasia y lo durmieron como único remedio para su dolor.

Su caso despertó la indignación en la sociedad tijuanense, y en especial, al interior de la comunidad animalista de la ciudad. La atrocidad que atravesó lo dejó con la columna partida, cortes en patas y cuello.

Cientos de activistas salieron a las calles para exigir justicia para Ares.

“Un perrito Husky que fue macheteado en la colonia Terrazas del Valle, pero tuvo que ser descansado, lo tuvimos que descansar por la gravedad de sus heridas”, mencionó la rescatista Griselda Duarte en entrevista para LINOTIPIA.

Luego de ser dormido, cientos de personas se reunieron para exigir justicia para Ares, así como respeto para todos los animales, sobre todo para perros y gatos, a través de una marcha pacífica que se desarrolló en la Zona Río de la ciudad fronteriza este pasado 23 de marzo.

La manifestación fue convocada por rescatistas independientes con la intención de difundir un mensaje de empatía, ya que los casos de maltrato animal no disminuyen en la ciudad según han informado.

Es por eso que, Alejandra Ruelas Rodríguez, quien también es rescatista independiente en la ciudad, recordó en la marcha para exigir justicia para Ares que otra forma de ejercer maltrato en contra de los animales es el abandono. Práctica bastante extendida no solamente en Tijuana, sino en el país.

Alejandra, a pesar de tener tan solo seis meses en el mundo del rescate, tiene ya a 30 perros y gatos a su cuidado, de los cuales 20 viven con ella y los diez restantes están en resguardo de hogares temporales.

Mientras tanto, Evangelina Hernández, dueña de la “ambulancia para perros” La Nube Taxi Pet, compartió que los manifestantes que se reunieron para pedir justicia para Are, también exigieron que se respeten las leyes en protección de los derechos de los animales.

Además de plantear que tanto autoridades gubernamentales como la ciudadanía en general brinden apoyo para sustentar a los animales que se rescatan y que se implemente atención veterinaria gratuita.

En el artículo 342 del Código Penal de Baja California actualizado en el 2023 se establece una pena máxima de dos años de cárcel para quienes dañen a un canino o felino:

“Se necesita que empiecen a crear conciencia en las escuelas, que se modifique el sistema educativo, que se les enseñe a los niños a cómo cuidar y respetar un animalito”, explicó al respecto Patricia Sandoval, fundadora del albergue Patitas Firmes.

Los activistas promovieron que más personas rescaten animales de la calle y no los compren.

Se necesitan más servicios veterinarios en Tijuana

Debido a que Control Animal Municipal es la única dependencia de la ciudad que ofrece con rezago servicios veterinarios gratuitos como esterilización y vacunas, Sandoval planteó que se inauguren al menos tres veterinarias gratuitas por colonia.

En ese mismo orden de ideas, Griselda Duarte (quien difundió las primeras imágenes de Ares para hacer público su caso) señaló que ante el rezago en los servicios médicos para los animales en Tijuana, “lo mínimo que podría haber, son tres por ciudad”.

La lucha por “los que no tienen voz” no solo estuvo enfocada en michis y firulais, también se exigió justicia por otros animales que sufren vejaciones y brutalidad. Por eso, entre la multitud se leyeron carteles anti especistas en favor de vacas, tigres y caballos.

Una de las consignas de la marcha fue hacer conciencia del maltrato a otros animales además de perros y gatos.

“Podemos cambiar nuestra percepción. Si podemos ser empáticos por los perritos, por los gatitos, también debemos pensar en los demás animales que usan para el consumo, todos los animales sienten por igual”, manifestó Ilze Flores, integrante de Mercy for Animals Latino.

Durante la entrevista Flores sostenía un cartel con el dibujo de un rostro mitad vaca y mitad perro acompañado de la leyenda: “La única diferencia es tu percepción. Respeta a todos los animales”.

Justicia para Ares se mancha… de Verde

Entre los asistentes a la marcha para exigir justicia para Ares apareció uno de los nuevos rostros de la política en Tijuana. Esto a pesar de que la manifestación fue convocada con carácter apartidista por los organizadores.

Se trata de Juan Carlos Hank Kruss, hijo del dueño de Grupo Caliente, el empresario Carlos Hank Rhon, que gobernó Tijuana de 2004 a 2006 con el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y que reiteradamente ha intentado gobernar el estado, pero que las urnas se lo han impedido en hasta dos ocasiones.

Juan Carlos es considerado el “heredero político” de su padre. En su aún corto currículum está haber sido regidor de Tijuana por el Partido Encuentro Solidario (PES) hasta inicios de este año cuando decidió contender al Senado por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM).

En Baja California el PES es considerado una franquicia de la familia Hank y es presidido por su hermano, César Hank Inzunza. Pero el partido no cuenta con alcance nacional, es por eso que el PVEM le abrió las puertas a Juan Carlos para buscar un escaño en el Senado.

Cuestionado por LINOTIPIA aseguró que estaba en la manifestación en “calidad de ciudadano, en apoyo a la causa”.

A pesar de ir vestido en tonos verdes, colores tradicionalmente relacionados con el PVEM que históricamente ha utilizado el activismo por los derechos de los animales como bandera electoral.

Además de que estuvo acompañado de algunos miembros de su equipo de campaña, los cuales también utilizaron prendas de color verde, en una discreta alusión al partido que lo está impulsando al Senado.

Juan Carlos llevaba en las manos una cartulina (de color verde, coincidentemente) con la consigna “Hasta que ellos tengan voz, no dejarás de escuchar la mía”.

La marcha tuvo como punto de reunión la glorieta de Cuauhtémoc, para posteriormente dirigirse hacia la glorieta del Monumento México, mejor conocida como “Las Tijeras”, y concluir en las instalaciones de la Fiscalía General del Estado (FGE).

Pero Juan Carlos solo llegó hasta la glorieta “Las Tijeras” pues “no le daban los tiempos” para quedarse hasta el final en la marcha para exigir justicia para Ares.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones Relacionadas