A 23 AÑOS DE LA MASACRE DE ACTEAL

A 23 AÑOS DE LA MASACRE DE ACTEAL

Por: Rogelio Rueda Segura // D-FACTO

Este 22 de diciembre se cumplen 23 años de la masacre de 45 indígenas en el poblado de Acteal, municipio de Chenalhó, en Chiapas. Éste fue uno de los sucesos más crueles, no sólo por el asesinato de las 45 personas, sino porque precisamente esas personas eran en su mayoría mujeres y niños indígenas que estaban orando por la paz en una comunidad reconocida por todos como pacifista y, porque tal genocidio evidenció las complicidades más burdas y el abuso de poder de un régimen político nacional violador de los derechos humanos más elementales.

Un grupo de  aproximadamente 80 hombres armados y entrenados irrumpieron aquella mañana en la comunidad y disparó a quienes oraban por la paz en la pequeña ermita. Fueron asesinados 15 menores de edad, en su mayoría niñas, nueve hombres y 21 mujeres, -cuatro de ellas estaban con embarazos avanzados y fueron agredidas con machete, extirpándoles a los fetos. De aquel suceso, sobrevivieron 26 personas quienes resultaron con heridas de bala. 

LECTURA RECOMENDADA -> El robo como profesión: CONFESIONES de un LADRÓN DE TEPITO

Alonso Vázquez Gómez, catequista de la organización civil Las Abejas, coordinaba el tercer día de la jornada de oración y ayuno en Acteal. Fue entonces cuando escuchó los disparos de armas de grueso calibre, por lo que hizo un esfuerzo por tranquilizar a la gente dentro de la ermita, confiando en que todos sabían que eran gente de paz y que se encontraban rezando y por ello, no les harían daño. Salió a la puerta de la ermita y arengó a quienes disparaban a que dejaran de hacerlo, pero ahí mismo fue baleado junto con su esposa María Luna Méndez. Sus cinco hijas mayores tendrían la misma suerte al ser alcanzadas por las balas.

Foto: Rogelio Rueda Segura
Foto: Rogelio Rueda Segura

La organización de Las Abejas, se fundó en 1992, cuando algunos líderes locales se juntaron para exigir la liberación de cinco de sus compañeros que habían sido detenidos de manera injusta. Al lograr su liberación, comenzaron un proceso de convencimiento en sus respectivos pueblos para coordinarse y conformar la Sociedad Civil de Las Abejas, que llegó a reunir a más de 30 mil personas, lo equivalente a pueblos y comunidades completas.

Para el año de 1993, los miembros de la Sociedad Civil Las Abejas fueron invitados y convocados por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) a sumarse a sus fuerzas, tomar las armas y hacer una revolución, declarando la guerra al estado mexicano para así logar “democracia, justicia y paz” para los pueblos de México. La respuesta de Las Abejas fue sencilla y contundente: No.

Foto: Rogelio Rueda Segura
Foto: Rogelio Rueda Segura

Argumentaron que las Abejas eran personas que anteponían la paz entre los pueblos, que no tomarían nunca un arma para atacar a otros; que sí querían un cambio pero éste debía lograrse por las vías pacíficas. Declararon estar de acuerdo con las demandas del EZLN, pero enfatizaron que su camino de lucha sería a través de la acción coordinada, organizada, pacífica y política. Por ello se declararon simpatizantes del EZLN, organización que respetó su decisión. Todos los pueblos del municipio de Chenalhó sabían que Las Abejas no se habían sumado al movimiento armado y que se asumido abiertamente como pueblos pacifistas.

Oficialmente, el EZLN declaró la guerra al estado mexicano el 1 de enero de 1994; el entonces presidente de México, Carlos Salinas de Gortari, mandó a miles de efectivos del Ejército Nacional para responder a las agresiones armadas y recuperar las cabeceras municipales que los zapatista reclamaban bajo su poder, entre ellas la ciudad de San Cristóbal de Las Casas.

Foto: Rogelio Rueda Segura
Foto: Rogelio Rueda Segura

La guerra fue cruenta y fueron miles de indígenas los masacrados por el ejército regular. Pero entonces sucedió algo extraordinario, más de cien mil personas se manifestaron pacíficamente en la Ciudad de México para exigir al gobierno un alto a la masacre; el presidente Salinas de Gortari se vio presionado, por lo que declaró el 12 de enero del mismo año una tregua de paz para escuchar las demandas de los pueblos alzados.

Ya para principios del año 1995, el recién llegado presidente, Ernesto Zedillo Ponce de León, mientras simulaba llevar a cabo un proceso de paz con el EZLN, incluso con la presencia del entonces secretario de Gobernación en tierras zapatistas, Esteban Moctezuma Barragán, anunció el 9 de febrero que había descubierto la supuesta identidad de los dirigentes zapatistas. La PGR dio a conocer fotos que, según ellos, revelaban la identidad del subcomandante Marcos. Así, traicionando el proceso de paz, el presidente anunció que se libraron órdenes de aprehensión contra los dirigentes del EZLN y lanzó una fuerte ofensiva militar contra las comunidades bases de apoyo de los zapatistas.

Foto: Rogelio Rueda Segura
Foto: Rogelio Rueda Segura

Inició un doble discurso criminal del presidente Ernesto Zedillo que se ayudó de manuales de guerra sucia para atrapar a los zapatistas. Fue este mandatario quien traicionó su palabra como gobernante al ordenar a su entonces secretario de Gobernación, Emilio Chuayffet, desconocer su propia firma en los llamados Acuerdos de San Andrés en 1996. Esto desencadenaría una nueva fuerza armada que asolaría la región de influencia zapatista en Chiapas: la conformación de grupos paramilitares.

Los grupos paramilitares son grupos de personas civiles organizados y coordinados por personas con entrenamiento militar, por miembros en retiro del Ejército Nacional y, en general, por grupos de poder local, como caciques o partidos políticos. Les pagan alguna cantidad tentadora y pueden disfrutar del poder que les da pertenecer a esos grupos armados. Existen versiones que señalan que a los paramilitares que participaron en la masacre de Acteal se les pagó 500 pesos, se les dio el arma y su botella de alcohol para no sentir remordimiento.

Foto: Rogelio Rueda Segura
Foto: Rogelio Rueda Segura

Se documentaron en su momento y ampliamente las atrocidades criminales de estos grupos muy ligados al poder priísta, sus líderes se jactaban de poseer armas y ser amigos de caciques o presidentes municipales y contar con su apoyo y supervisión. Toda la podredumbre del régimen del PRI tenía en Chiapas sus más burdos ejemplos de abusos de poder. No había límites en los asaltos a comunidades, incendios de casas, robo de cosechas y animales, secuestros, violaciones, asesinatos constantes, y miles de personas desplazadas de sus lugares de origen por miedo a estos grupos armados.

Para entonces, ante este clima de presión militar, para romper la tregua de paz y poder lanzarse en contra del EZLN, aparecía Acteal y la Sociedad Civil Las Abejas como un espacio clave, sería un duro golpe que el EZLN no podría quedarse quieto. Así, aquel fatídico 22 de diciembre de 1997 fueron asesinados 45 indígenas que oraban por la paz en Chipas.

Foto: Rogelio Rueda Segura
Acteal | Foto: Rogelio Rueda Segura

El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas, el mismo Obispo Emérito de San Cristóbal, j´Tatic Samuel Ruíz, más organizaciones civiles asentadas en Chiapas, decenas de publicaciones del reportero Hermann Bellinghausen, del periódico La Jornada y un reportaje del periodista Ricardo Rocha, habían insistido en que las condiciones de los pueblos desplazados por la violencia de los grupos armados era ya intolerable y muy peligrosa; nadie hizo nada, no lo hizo el alcalde municipal priísta Jacinto Arias Cruz; tampoco actuó el gobernador de Chiapas, Julio César Ruiz Ferro; en su momento no investigó nada y todavía se atrevió a deslindarse el secretario del Interior, Emilio Chuayffet; el expresidente Ernesto Zedillo no fue llamado a cuentas y para el año 2012, los 82 indígenas que fueron detenidos por los hechos de Acteal salieron libres de cargos por orden de la Suprema Corte de Justicia de la Nación por fallas en el debido proceso. Acteal es una una herida abierta y un reclamo de justicia permanente.

.

Este contenido es publicado por LINOTIPIA con autorización expresa de De Facto. Da clic aquí para ver la publicación original. Queda prohibida su reproducción.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *