El Reloj Monumental de Tijuana: ¿qué cosas no habrá visto?

Por Sandra Muñoz

El Reloj Monumental de Tijuana: ¿qué cosas no habrá visto?

Por Alejandro Aldán

Cientos de personas transitan diariamente en la avenida Revolución, la calle más famosa de Tijuana. Caracterizada por su fiesta, sus mariachis, artesanías, burro-cebras y restaurantes, esta vía ubicada en la ciudad donde comienza la patria -como comúnmente es nombrada- recibe tanto a nacionales como extranjeros, y al recorrerla, un arco metálico sobresale entre las edificaciones y transeúntes. 

Entre los modernos edificios que han surgido en los últimos años como consecuencia de la creciente gentrificación y aquellas construcciones que aún se conservan desde los inicios de una de las principales arterias de esta ciudad fronteriza, se observa la silueta alargada y moderna del Reloj Monumental de Tijuana. 

Trabajadores y estudiantes que transitan la avenida Revolución y los paseadores que buscan divertirse en alguno de sus bares o restaurantes desconocen que el Reloj Monumental fue construido en el año 2001 para conmemorar la llegada del nuevo milenio, y con ello una nueva ciudad: ¡la Tijuana moderna! 

Fue el ex alcalde de Tijuana, Francisco “Kiko” Vega de Lamadrid -en su primer mandato de 1998 al 2001- quien tuvo la idea de “darle” a la ciudad un monumento que adornara la Avenida Revolución y la Plaza Santa Cecilia. En cuanto al diseño, no fue idea del dos veces mandatario, fue mediante un concurso realizado por un comité ciudadano que los arquitectos Leodegario Silva López, Edgar Iván Rodríguez Llerenas y Moisés López Smith propusieron la creación del Big Ben tijuanense; el arco de acero que recibiría el nombre de  “Reloj Monumental Tijuana 2000”. 

En el monumento metálico de 60 metros de altura y una longitud de 33.5 metros se invirtió un total de $6,400,000 pesos. En su inauguración, el monumento tenía un letrero con la leyenda “Bienvenidos a Tijuana”, mientras que por la parte posterior se encontraba un reloj digital. 

Sin embargo, se cuenta que tiempo después de su inauguración el Reloj Monumental fue víctima de un asalto, dejando de funcionar debido a la falta de sus componentes interiores. Así permaneció por mucho tiempo, hasta el año 2015, hasta que locatarios de la zona Centro exigieron que fuera reparado. Así, fueron instaladas las pantallas (diseñadas por la empresa coreana Samsung) que actualmente los tijuanenses ven durante sus noches de fiesta y paseos dominicales. 

¡Cuántas cosas no habrá visto y escuchado el monumento de acero! Erguido en la avenida en donde nacionales y extranjeros festejan y pasean. ¡Cuántas canciones de José Alfredo Jímenez no habrá coreado! Colindando con la emblemática Plaza Santa Cecilia y sus mariachis. 

-¿Dónde te veo? 
-Ahí en el arco. 

Por esta, la garita más transitada del mundo, cruzan diariamente alrededor de 80 mil personas. “¡Pinches gringos!” escuchará decir el Reloj Monumental a los miles de migrantes que permanecen en Tijuana esperando recibir asilo político en el “vecino” país. Acá, ellos, en la zona Centro residen o acampan, seguramente ya les dio la bienvenida el arco. 

LECTURA RECOMENDADA -> Una vuelta al Centro

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *