La música independiente: población de riesgo frente a COVID

La música independiente: población de riesgo frente a COVID

“Decidimos que no eran vacaciones y vimos la oportunidad de crear contenido, sacar canciones, un disco, un EP, videos, sesiones de fotos, mover más la merch”

Por: Andrea Monserrath

Desde el pasado marzo de este año, la vida en México y en el mundo dio un giro de 180 grados con el surgimiento del virus SARS-COV2, altamente contagioso y peligroso debido a la ausencia de cura o tratamiento directo. Escuela, trabajos comerciales no esenciales, eventos sociales, entre otros lugares, todo cerrado y prohibido. Entre esto, también los conciertos y festivales musicales.

El festival Vive Latino 2020, celebrado en Ciudad de México del 14 al 16 de marzo fue el único que “la libró”, a partir de allí: Pal Norte, Corona Capital, Tecate Location, y demás eventos fueron suspendidos y cambiados a finales de este año, para ser cancelados definitivamente. 

Esto para las grandes disqueras, promotoras y casas productoras representó una pérdida importante, pero, ¿y la música independiente?

Hasta antes del surgimiento de la pandemia, la escena musical independiente era clara. Shows en vivo, plática con los fans al término del espectáculo, venta de mercancía oficial, participación en festivales importantes. A raíz de la aparición de COVID, la prohibición de eventos masivos representó una amenaza para este sector.

Fotografía de Mulato management

Los primeros meses, aún con la esperanza de que todo acabara rápido, la escena musical se encontraba solo en espera de la alta a restricciones para volver a trabajar en los shows y subirse al escenario, sin embargo, hasta hoy la situación en México no hace más que moverse en altibajos. 

LINOTIPIA realizó una entrevista a Mulato, una agencia de management, producción y creación de contenido independiente, sobre las implicaciones que esta pandemia tuvo en este sector. 

Mulato tiene un año recién cumplido el pasado julio y un amplio catálogo de bandas y artistas de todo el país en su plantilla de trabajo: Efelante, Un Leon Marinero, Melted Ice Cream, Poux, Sweet Mila, King Wong, Skylands, Minor Bloom y Bilbao. Una en Tamaulipas, dos en Mérida, un artista de Cancún, uno en Chetumal, otro en San Luis Potosí y tres en Monterrey.  

¿Cómo afectó la situación de la pandemia tanto a ustedes como a sus bandas y artistas? 

Al principio fue el “ay, cabrón ¿Qué va a pasar?” Pero decidimos que no eran vacaciones y vimos la oportunidad de crear contenido, sacar canciones, un disco, un EP, videos, sesiones de fotos, mover más la merch. Tener mínimo un lanzamiento cada mes, seguir creando contenido para ir sembrando la semilla en cada ciudad para cuando podamos volver a los shows presenciales. 

La manera en que siguieron trabajando creando contenido, fue meramente en plataformas digitales, ¿han hecho shows en vivo? ¿Cómo fue que encontraron esta forma de seguir conectando con el público?

Es que no es que encontramos la forma, ya lo hacíamos desde mucho antes de la pandemia. Nosotros ya venimos con la nueva escuela de: si no estás en Facebook, en Twitter, en Instagram… no eres. Ya tienes la música, ya tienes el producto ahora tienes que subir una foto a Facebook, necesitas publicar un tuit. 

Cuando surgió la pandemia, nos cargamos hacia ese lado de la moneda. Lo nuevo sí fue esto de los show en vivo. Los artistas no están acostumbrados a estar frente a cámaras tipo en televisión. Antes veía un mar de gente y ahora solo un par de personas. Es este nuevo régimen al cual nos estamos empezando a enfrentar.

Y a raíz de esta nueva modalidad de trabajo, ¿han percibido alguna reducción de audiencia, trabajo o contacto con el público de sus artistas?

Por el hecho de que lo venimos trabajando desde antes, no ha sido perder. Seguir sacando canciones y videos es una forma de mantener contacto con el público y llegar a nueva audiencia. No nos ha frenado en el aspecto del público porque ahora la gente pasa el tiempo en su celular descubriendo cosas y eso nos ayuda a que los artistas, sin tener que viajar, lleguen a más ciudades. 

Estamos haciendo que la emoción crezca para que el día que anunciemos fecha en alguna ciudad, la gente se emocione porque ya va a tener la historia detrás de, merch que comprar y cuando los vean sea una emoción única y genuina. El trabajo está ahí, en las plataformas y en cómo transmitimos cada canción, cada video y cada foto de nuestros artistas.

Fotografía de Mulato management
La producción de sencillos, videos, álbumes, etcétera… ¿se pausó cuando inició la pandemia?

Se pausó algunas semanas al inicio. Hubo algunas bandas que no podían parar porque ya estaban grabando con el estudio pagado, pero sí cambió como lo hicieron, si iban a grabar cinco, mejor iban solo dos… Además la necesidad de compartir cosas estaba durísima, íbamos casi iniciando cuando cayó la pandemia. 

Estábamos preparando varios videos en febrero y no podíamos quedarnos con el rayo de esperanza; con todas las medidas, con lo que podamos y con cuidado, seguimos chambeando. Lo chido es que hasta la fecha, desde que decidimos hacer un video no hemos parado y quien sabe cuantos llevamos.

El asunto económico derivado de la pandemia, ¿fue un obstáculo importante para la creación de contenido, producción de videos y canciones?

Una ventaja es que hacemos cosas con casi nada de presupuesto. Oye, no tenemos tanto pero: ese güey tiene un proyector, él sabe hacer esto, tú sabes hacer aquello. Siempre estamos buscando formas. Incluso hicimos un video en el que sólo se gastó en la comida. (Risas)

Sobre el consumo de parte del público, ¿han notado bajas en ventas y disminución en sus regalías?

Por ese lado la gente sí sigue apoyando. Están comprando merch y obviamente escuchando las canciones, que ayuda muchísimo. Tuvimos un evento en línea que se llama “Kermech” junto a Goliath y The Gang en el que nos fue súper bien con las ventas. Mientras la gente siga escuchando las canciones en nuestras plataformas y sigan apoyando a los artistas independientes, nosotros vamos a seguir creando. 

Sobre los show en línea, hay muchas quejas del público sobre que no es lo mismo, que solo es una grabación, etc. Ustedes que están del lado detrás de cámaras, ¿qué implica hacer un show en vivo? ¿Es más caro o más barato? ¿Es más fácil o difícil que un show presencial?

Es más complicado por el hecho de que si lo estás cobrando, la calidad tiene que ser de diez. Tienes que tener cámaras, audio y escenario bien chidos. Además la banda tiene que dar lo mejor de sí. El público está viendo a su banda favorita en un pago por evento de manera única, con las posibilidades que hay ahora, es una forma chida de conectar con los artistas y con las canciones.

Además el artista con la interacción en redes demuestra que está ahí y es una conexión nueva con el público. Es más complicado porque para que todo salga perfecto, tenemos que tener en cuenta un montón de cosas que son nuevas. Es un trabajo completo, hay un montón de gente detrás de y al final es tener un pago por evento de una cosa única que sucedió en un momento de la historia de la humanidad en la que era la única forma de disfrutar de un show.

Ahora el semáforo verde puede significar el regreso a shows pero con aforo reducido, ¿esto representa un problema? ¿Cómo se verán afectados si se da de esta manera?

Ahí depende de cómo lo tomes, si lo ves solo para ganar feria está bien complicado. Nosotros lo vemos como la oportunidad de aprovechar el spot y aguantar, sobrevivir con las dificultades pero al final compartiendo la música y haciendo cosas que cambian la vida de las personas. Si vamos a tener la oportunidad de hacer un show, que sea épico, que sientan esa emoción y obviamente que los artistas den todo en el escenario. Mientras hay que seguir aprovechando los espacios para hacer shows impresionantes. 

Fotografía de Mulato management
Como vemos que la situación no va en mejora, tiene altibajos… ¿tienen alguna estrategia para continuar trabajando aunque eso signifique no volver pronto a los shows en vivo y a las giras?

La misma. Seguir trabajando sobre las opciones en línea, al final de cuenta lo hemos visto toda la vida. Hemos visto conciertos en Telehit, en MTV y es momento de retomarlo. Si mantenemos la línea, las oportunidades para la música siempre van a estar ahí, la idea es identificar y trabajar sobre eso. No frenar la creación ni los sueños de nuestros artistas.

Esta última pregunta es más para cederles la voz, ¿de qué manera es posible que el público apoye a la música independiente con las condiciones actuales?

Escuchando la música, compartiendo los videos, comprando merch, tenemos una tienda que se llama Buena Onda en Bazarama donde pueden comprarla. Seguir interesándose por los artistas y lo que comparten, al final con el simple hecho de que reproduzcan el material hacen un paro, si comparten ayudan bastante. En Mulato hay variedad y eso le gusta a la gente, si ven algo nuestro chequenlo, comenten y compartan. Al final de cuentas si trabajamos es por la gente que escucha y por ellos hacemos todo esto.


Mulato nos brindó este panorama al que se están enfrentando como agencia de management y creación de contenido de música independiente en México. No es sencillo pero afortunadamente han seguido creando y lanzando material. Es importante que los consumidores apoyen al sector independiente porque es la única forma en la que nos pueden seguir compartiendo toda su energía y arte.

Sobre Andrea Monserrath: Me gusta que me llamen por mis dos nombres. Estudio Lengua y Literatura Hispánica de manera interdisciplinaria en la Universidad Autónoma de Baja California. Fundadora y editora de Amazonas Editorial. Apasionada de las luchas difíciles y valiosas, a veces sólo en internet. Aprendiz y militante de los feminismo(s). Siempre escribo sobre lo que no puedo contener dentro de mí, la mayoría de las veces, enojada. 

1 Comentario

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *