Crónica: Represión en la marcha por el 25N para la eliminación de la violencia en contra de la mujer

Foto: Kathia Dorantes

Crónica: Represión en la marcha por el 25N para la eliminación de la violencia en contra de la mujer

Colectivas feministas organizaron una marcha en la Ciudad de México con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer (Día Naranja). La cita fue esta tarde en el monumento a la Revolución con destino al Zócalo Capitalino.

Grupos de mujeres comenzaron a llegar desde las tres de la tarde. Luego de unos minutos, se alistaron para salir rumbo a Reforma y después enfilarse hacia avenida Juárez.

Mientras tanto, se preparaban mantas y pancartas bajo el lema “México Feminicida”, otras tantas con los rostros de mujeres desaparecidas y hasta presas políticas; a su vez, realizaron las primeras pintas sobre la explanada principal.

LECTURA RELACIONADA -> ¿Qué es el Día Naranja?

Bajo las consignas ¡Alerta, alerta, alerta que camina… la lucha feminista por América Latina! y ¡Señor, señora, no sea indiferente se mata a las mujeres en la cara de la gente!, iniciaron el recorrido; algunos bloques pintaron paredes de establecimientos y rompieron vidrios.

¡Somos malas, podemos ser peores!, continuaron hasta llegar a la altura del Hemiciclo a Juárez. Los primeros contingentes eran únicamente de mujeres, uno de ellos provenía de comunidades indígenas de Querétaro. 

En los últimos se encontraban grupos mixtos. No obstante, hombres que acompañaban a manifestantes salieron de los mismos por respeto a las mujeres, al considerarse una manifestación separatista.

Durante el recorrido se vislumbró por toda la avenida pintas con los nombres de algunas mujeres y niñas desaparecidas, violentadas o víctimas de feminicidio, Alexis, Fátima, Diana, otras más fueron un recordatorio de que las niñas no se tocan y exigencias de un alto a la violencia contra las mujeres.

LEER MÁS SOBRE EL TEMA —-> Tras impunidad en feminicidio de su hija, papá aprende leyes para hacerle justicia

Al llegar a Bellas Artes, algunas colectivas se detuvieron un momento en la Antimonumenta, ícono de la lucha feminista y recordatorio de todos los feminicidios impunes en México, que se encuentra en frente.

Tras incorporarse al Eje Central y dar vuelta sobre la avenida 5 de mayo, contingentes continuaron rumbo a la plancha del Zócalo; en algún punto, una mujer encapuchada que cargaba a su pequeña hija, también encapuchada, realizó una pinta en una cortina de un local: “Con las niñas NO”.

Alrededor de las cinco de la tarde, los primeros grupos comenzaron a llegar a la Catedral Metropolitana y se instalaron en la explanada del Zócalo, frente al templete que prepararon para que mujeres violentadas comunicaran sus experiencias. 

Así como un espacio para aquellas que continúan en la búsqueda de justicia por delitos que quedaron impunes. “No solo nos protegemos del COVID, nosotras vivimos otra pandemia, la de la violencia contra las mujeres”, sentencian desde el templete.

Al mismo tiempo que se reunían todos los contingentes, algunos bloques negros tiraron las vallas que protegían espacios como la Catedral, donde se presentaron los primeros enfrentamientos con el cuerpo de policías de la CDMX.

Elementos se metieron al recinto y se formaron para protegerlo de las manifestantes, luego de que lanzaran algunos petardos.

Posteriormente se enfilaron rumbo a la puerta principal de Palacio Nacional, que igualmente estaba protegido por vallas y el grupo de Ateneas de la SSCCDMX. Tras unos minutos de forcejeo, lograron quitarlas para entrar y exigir justicia desde ese lugar.

La policía no me cuida, me cuidan mis amigas, les gritaron a los cuerpos policiacos, mientras continuaban agresiones por ambas partes.

Para este punto, las agresiones incrementaron, por una parte, elementos del grupo Atenea encapsularon y rociaron a las manifestantes con extintores, mientras que ellas, en respuesta, lograron quitarles sus escudos, que más tarde quemaron junto a otros objetos como una bandera de México en alusión a “México Feminicida”.

Más tarde, al regresar a la explanada del Zócalo, retiraron las vallas que separaban al campamento de Frena, sacaron algunas casas de campaña y las prendieron mientras otras pronunciaban los nombres de quienes ya no están para reclamar justicia. 

Minutos después de las seis, grupos comenzaron a retirarse y con ayuda de la Brigada Marabunta, las manifestantes se replegaron. Formaron un círculo para cantar “vivir sin miedo”, mientras el fuego cesaba.

No tardaron ni unas horas después del paso de la manifestación cuando el gobierno de la Ciudad de México limpiaba las calles con los vestigios de lo que fue un grito más de hartazgo e inconformidad de las mujeres mexicanas.

Fotos: Kathia Dorantes

1 Comentario

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *