La muerte de Maradona: la glorificación de un macho

Archivo fotografía de Maradona

La muerte de Maradona: la glorificación de un macho

La mañana del 25 de noviembre falleció el futbolista Diego Armando Maradona de un paro cardiorrespiratorio a los 60 años. Tras su fallecimiento, el gobierno argentino ordenó tres días de luto nacional.

Para la mayoría, su muerte implica sólo la pérdida de un gran icono del fútbol latinoamericano, aquel que con “La mano de Dios” llevó a Argentina al triunfo en el Mundial de Fútbol de 1986.

Parece irónico que haya fallecido en el Día Internacional para la Erradicación de la Violencia contra Mujer, debido a que el jugador ha tenido múltiples denuncias por agresiones y pedofilia.

LECTURA RELACIONADA -> ¿Qué es el Día Naranja?

Su ex pareja, Rocío Oliva lo acusó en varias ocasiones por maltratos y violencia. Incluso hay un video que salió a la luz en el año 2014 donde se pueden ver las agresiones del argentino.

También su ex esposa, Claudia Villafañe puso una denuncia por violencia psicológica en su contra el año pasado, incluso la abogada de la denunciante aseguró que sufría  agresiones, persecución y hostigamiento.

Publicación de Claudia Villafañe sobre la irresponsabilidad paternal del jugador.
Publicación de Claudia Villafañe sobre la irresponsabilidad paternal del jugador.

Maradona pedófilo

En diciembre de 2019, el abogado Santiago Lara, su presunto sexto hijo; lo denunció por pedofilia y abandono. Testifica que nació de una relación que tuvo Maradona con su madre, Natalia Garat, cuando ella era menor de edad. Ella murió cuando Santiago tenía tres años, por lo tanto no se pudo finalizar la denuncia de paternidad ni los exámenes de ADN.

Otro caso de pedofilia se dio a conocer en marzo, cuando el grupo hacker Anonymous, reveló unas fotografías del jugador posando con menores de edad desnudas en una fiesta en Cuba. Más tarde, su abogado señaló que el futbolista reconoció a tres hijos nacidos tras su estadía en la isla.

No se niega que haya sido un ícono del fútbol y un jugador exitoso, pero ni sus logros personales ni su muerte lo absuelven de la violencia y abusos que ejerció contra mujeres y niñas en vida. Que la muerte no glorifique a un macho.

1 Comentario

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *