Los peces no gritan su dolor, pero también sufren

Los peces no gritan su dolor, pero también sufren

Por Elisa Gtz

Cuando se habla del “no comer carne” al parecer las personas olvidan que los peces también son seres vivos y sintientes. Dentro del mundo vegetariano está la dieta pescetariana, que consiste en no consumir otros productos animales, pero sí peces, mariscos y crustáceos. Y claro, es válida cualquier forma en la que la sociedad decida alimentarse, incluso si es un camino hacia el veganismo o vegetarianismo estricto.

Los peces y otros animales marinos, al igual que las vacas, las gallinas y otros animales, también tienen sistema nervioso, por lo que son capaces de sentir dolor. La bióloga Victoria Braithwaite, dice “hay tanta evidencia de que los peces sienten dolor y sufren como la hay para las aves y los mamíferos”.

Existe una escasez en las poblaciones de peces en el mundo, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés), el 80% están “totalmente explotadas o sobreexplotadas, agotadas o en estado de colapso”. Muchas poblaciones marinas no son sólo para consumo humano, sino que son destinadas para alimentar al ganado.

Foto de Oziel Gómez en Pexels

LECTURA RECOMENDADA-> El problema con la vitamina B12

Y no todo es dejar el consumo de animales marinos, sino que la contaminación juega un papel importante que contribuye a la extinción de estos, debido a los numerosos desechos de plástico y demás materiales tóxicos que flotan en los mares.

Según la revista Science, para el año 2048 habrá tan pocos peces en el mar que ya no tendrá sentido salir a pescarlos. Cada dieta, estilo de vida o filosofía es respetable, pero ¿por qué amamos a algunos animales y nos comemos a otros? 

Foto de ArtHouse Studio en Pexels

Elisa Gtz (Autora de la nota). Licenciada en Actividad Física y Deporte y masoterapeuta en proceso. Amante de la naturaleza y todo lo que se aprende de ella. Sígueme en instagram @samadhiwellness_ para saber más sobre ejercicio físico, yoga, meditación y veganismo.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *